¡Enamórate! Nada puede importar más que encontrar a Dios

¡Enamórate! Nada puede importar más que encontrar a Dios

¡Enamórate! Nada puede importar más que encontrar a Dios. Es decir, enamorarse de Él de una manera definitiva y absoluta. Aquello de lo que te enamoras atrapa tu imaginación y acaba por ir dejando su huella en todo. Será lo que decida qué es lo que te saca de la cama...